Desde londres a Tel-Avid

De quien fue la idea de ir a Israel, que nos trató tan mal? no lo recuerdo, de ir a Egipto fue idea de Alberto, estaba de moda entre los bicitaxistas Colombianos que trabajábamos en Londres, había en El cairo un hombre que nos ofrecía toures increíblemente baratos por Egipto y ya algunos habian ido y regresado para contar la historia. Ir a Israel tubo que ser mi idea, y allí llegamos un febrero, 4 Colombianos ejercitados por las jornadas bicitaxisticas.

Tel-Avid nos recibió con una retención en el aeropuerto,el oficial de inmigración nos pregunto si traíamos drogas, indignados le contestamos que aspirinas. Israel y Colombia tienen fuertes relaciones militares, Israelitas entrenan en Colombia y Colombianos entrenan en Israel, es por eso que Israel no pide visa a los Colombianos y a pesar de éste incidente, entramos a éste país tan enigmático, cuna de los Judios, tan famosos en la historia del siglo XX y tan sonados en la historia reciente.

La primera noche ya comenzó mal, Huracan y mucho viento, tomamos un taxi desde el hostal hasta el restaurante recomendado, el taximetro marcó algo así como 40, el taxista gritando nos señaló a cada uno de los 4 y dijo. 40, 40, 40 y 40. Pedía 120. Alberto y mi hermano no son los chicos mas amigables, el “guardia” del restaurante, armado con una ametralladora, y algún mesero salieron y me parece que al final negociamos con el taxista, que se fue maldiciéndonos seguramente en su idioma.

Adentro del restaurante la comida nos repuso el animo, solo hasta que el mesero, simulando clavarse una de las espadas con que asan la  carne nos decía “ahh Colombia”, la cuenta llegó y no entendiaos (éstaba en hebreo), nos explicaron que había un impuesto a la seguridad, que pagaba al guardia armado, y había la propina obligatoria, fue otra discución y al final salimos un poco mas hostiles de lo que entramos y evitamos el taxi aunque había un huracán en formación en el ambiente.

Bebimos y fuimos felices, el Vodka estaba de moda entre nosotros en Londres y no fue difícil encontrarlo, un intento fallido de bajar de su mástil una bandera Israelí y vueltas en el coche que habíamos alquilado. Al otro dia visitamos no se que y junto con una %ta pasajera, una Polaca a quien reclutamos en el hostal, salimos rumbo a Jerusalem. Nevaba, ta vez por primera vez en la historia de Israel, caía nieve y nosotros entrábamos a la tan disputada ciudad amurallada de Jerusalem. Mojados, con frio y con hambre, visitamos algunas cosas, Jerusalem es casa de 3 religiones principales: el calvario Cristiano de Jesus, El muro de las lamentaciones Judío y el domo de Mahoma, Musulmán. Hay controles y revisiones anti terrorismo en cada sitio.

El muro cumplió su función, separarnos de Palestina

Decidimos partir rumbo a las planicies, el destino era el mar muerto, no había muchas carreteras, eran avenidas bien construidas, a veces el muro a la derecha, que separa territorios Palestinos de las zonas robadas por Israel, y a veces también, Palestinos con sus ovejas mirando desde lo alto de las colinas. Un par de controles militares, que seguramente pasamos a causa de ser turistas y llevar un coche Israelí, la música era realmente horrible, llegamos al fin al mar muerto, por supuesto teníamos que meternos. Se llama muerto porque es tan salado que nada puede vivir allí, todo flota, lo que no esperábamos es que la sal se te mete en los ojos y te deja ciego, entonces te golpeas con las rocas afiladas, también saladas y te arden las heridas. Yo solo duré 10 minutos.

Vimos varios sitios históricos, en ésta época (2008) no había smartphones, navegabamos con mapa y sus recomendaciones turísticas, debo reconocer que robamos algunas cosas de las tiendas de souveniers, tal vez por rebeldía o por protesta. Pasamos la noche en Masala, un pueblo en la mitad del desierto.

 

No pudimos entrar a Belen, los militares nos cerraron el paso, Jorge dormía, mi Hermano Alex disfrutaba, Alberto conducía, Yo lo animaba. Regresamos a Tel-Avid, aún había huracan, muchísimo viento, y nos dimos una vuelta por la zona de discotecas, seguramente era viernes. Nos queríamos ir para Egipto, ya estaba bien de Israel, pero era Sabado, desde sabado en la tarde hasta el lunes no habría buses, el famoso Sabath Judio que paraliza la ciudad.

Teniamos el bus a las 4 de la tarde, Alberto no quería alistarse e ir, tomamos la decision de dejarlo, dejaríamos a Albero en Israel y nos iríamos sin el. Finalmente tomamos nuestro bus, entre gritos del conductor porque mi hermano había ido a buscar plásticos para su bicitaxi y Alberto llegó cuando el bus partía, que buen momento, los 4 de nuevo en ruta.

El bus nos dejaría a media noche en la frontera entre israel y La peninsula del Sinai, al sur, lejos de la franja de Gaza, la peninsula Egipcia hoy (2017) está prohibida para los turistas, hoy mismo hubo un atentado y han matado 250 personas en un pueblo en el norte.

En una de las varias guerras de todos contra Israel, Israél ganó y se tomó la peninsula (algunas décadas?) y hace poco la había regresado a Egipto, los dos paises estan aún en Guerra y la frontera está cerrada para los coches, hay que pasarla a pie. El bus nos dejó en Eialt, una ciudad, o pueblo? lleno de edificios lujosos y casinos, no cenamos, no se por que, tal vez porque era domingo a media noche, cruzamos la frontera a pie hacia Taba. Sorpresa! era domingo a media noche y no se vendian visas el dia lunes! Nos permitieron la entrada con la condicion de regresar al dia siguiene por nuestras visas Egipcias!

(Visited 28 times, 1 visits today)

Want to leave a comment?

comments