El pais mas amable en el que he estado, y lo dice alguien de Colombia, un pais catalogado como uno de los mas amables del mundo, la bicicleta me llevó ya dos veces a El Salvador, estuve allí mas de dos semanas y si pudiera ir pronto, no dudaría en regresar.

Hermano Colombiano, hermano Salvadoreño

Despues de pasar por casi  todos los paises de Latinoamerica (me faltan Uruguay, Guayana, Belice y Guatemala), entendí que aunque estamos separados por grandes distancias, los paises latinos estamos unidos por lazos comunes, la lengua, la historia, la television (siempre he pensado que todos compartimos chistes y palabras gracias al Chavo del 8), pero no es tan fácil realmente encontrarnos, la guerra y la mala fama ha tenido a los turistas lejos de Colombia por mucho tiempo, y los viajes típicos desde Colombia son hacia Peru, Ecuador, Panama y Mexico… Y de todos los paises, El Salvador tiene la gente más chistosa y de buen humor, pero quien va a El Salvador? y.. a que se va allí?

Los chicos salvadoreños me recibieron como a una estrella del BMX, me recogieron, me dieron comida, cervezas, helados y cuanta pupusa (es el plato típico) me comí allí me la pagaron ellos, me cedieron su cama, se hicieron mis amigos inmediatamente.

Camilo BMX en El Salvador from camilo chaves on Vimeo.

De Honduras a El Salvador

A San Salvador llegué la primera vez desde Honduras, fuó con Zamir y Aldo, dos chicos Hondureños con quienes monté en Tegucigalpa, los 3 eramos la cuota internacional del campeonato anual de BMX en Lourdes Colon, El Salvador, nos recibió Edgar, rider local y promotor del BMX, Lourdes es una ciudad que me recordó un pueblo en Colombia, caliente, soleado, con muchas tiendas en las calles y como en el campo en Colombia, con polvillo que lo cubre todo que no se ve en las ciudades porque sale de la tierra misma. Pequeños detalles de mi visita a skateparks y BMX en El Salvador.

“Yo no puedo pasar a ese barrio porque me matan”

Yo no vi las pandillas, pero las sentí en las palabras de la gente, me sentí afortunado de vivir en un pais como Colombia, con todos nuestros ya famosos problemas, Yo tenía en casa un poco mas de libertad que mis amigos Salvadoreños, Yo veía en El Salvador un gran pais, soleado, abierto, con palmeras de cocos y arboles de mango por todos lados, con el océano pacifico a un lado y tanto verde, sin embargo mis amigos reflejaban frustración por vivir en pais en donde no podían llevar una vida tranquila, por qué no hacen una pista de BMX aquí, les dije una vez, y me contestaron “Si hacemos una aqui nos matan, te lo aseguro, vos no sabés como es aqui”, y una vez alguien me contó que no podían pasar al barrio de al lado porque pertenecía a otra pandilla, y si pasaban podían hasta matarlos, “Yo no puedo pasar a ese barrio porque me matan”,me contaron también que hubo una guerra hace unas décadas y muchos hombres murieron o escaparon a Estados Unidos, los niños que quedaron sin padre no encontraron otro camino que la calle y las pandillas, luego, a principios del año 2000 Estados Unidos deportó miles de Salvadoreños con antecedentes criminales, muchos de los cuales terminaron formando pandillas en El Salvador. Pero la familia de Edgar, quien me alojó me parecía tan unida, tan amorosa que yo seguía sin ver el peligro.

“Todo ha empeorado desde que llegaron las novelas Colombianas”

No sabía que decir, unos compañeros me dijeron que El Salvador tenía problemas, pero que todo parecía peor desde que la mismas pandillas tomaban ideas y ejemplos de las novelas de narcos Colombianas, que aprendian formas de robar, de engañar, de organizarse y hasta comenzaban a hablar con acento paisa, Yo no lo habia imaginado, si el Chavo del 8 había unido a Latinoamerica, las novelas de narcos nos podrían cambiar para mal.

San Salvador, Soyapango y Santa Ana

De las 3, solamente El Salvador se reconoce como ciudad, Yo noté que los chicos de San Salvador, una de las ciudades mas peligrosas del mundo, tenían miedo de ir a Soyapango, sin embargo allí llegamos en una camioneta de la seguridad del transmilenio Salvadoreño, después de que no nos dejaron subir a los buses públicos con las bicicletas, unos políticos habían patrocinado un campeonato de BMX en una de las calles de Soyapango y allí llegamos muchos, como de costumbre, en los platones de las camionetas.

Santa Ana y una madre preocupada

Despues de la competencia en Soyapango el Fish me invitó a su ciudad y a quedarme en su casa, nos subimos a una camioneta y en unas dos horas llegamos allí, tarde, su madre lo estaba esperando

“Rober, me tenias preocupada, me moría de la angustia, cada día matan 17 muchachos en El Salvador”

O algo muy parecido le dijo su madre al vernos llegar, y el numero 17 me pareció entonces una cifra bastante grande. Al otro dia salimos a montar a la pista, Fish me decía que si me llamaban en la calle no los mirara, y efectivamente la gente me llamaba, yo intenté no mirarlos. En la pista los chicos y los viejos estaban allí para montar, un dia soleado y agradable, luego llegó Hugo con su cámara y su amiga Doris, y montamos toda la tarde, al finalizar el dia me llevaron de regreso a San Salvador en su coche y paramos a tomarnos un cafe en una montaña que tenía una vista a un lago muy bonito del cual no tengo fotos, solo el recuerdo.

 

(Visited 26 times, 1 visits today)

Want to leave a comment?

comments

Leave a Reply