La Mongolia interior China,

Frontera entre China y Mongolia era tan impresionante que cuando el sol nos despertó a las 5 de la mañana muchos estábamos asombrados con el espectáculo que teníamos por la ventana. El viaje a Mongolia fue uno de los viajes mas increíbles de mi vida, un pais dos veces mas grande que Colombia pero con 10 veces menos habitantes, un pais de extensiones de tierra pública, un pais de animales de corral sin rejas ni cercas, un pais donde la mayoría de la población es nómada e increíblemente, un pais que conquistó la mitad del mundo en el siglo 12.

Desde Beijing….

Llegar a Mongolia arranca con 10 horas de bus desde Beijing, nadie hablaba ingles en la estación, hablar Chino fué muy util, el bus cama se acercaba a Erenhot en la frontera y el sol de verano en las estepas nos despertó. El paisaje nos advertía que aunque aun en China, ya estábamos en tierras Mongoles, En Erenhot Chinos y algunos paises como Colombia deben tramitar la Visa, que tarda un dia, Europeos y muchos otros turistas pueden pasar sin problemas, Para mí sacar la visa fué disfrutar un dia en esa ciudad fronteriza donde descuartizan cabras en la calle y donde aun se siente el control y el “orden” de China. (ir a, BMX en Chinael raro eres tu)

El Transiberiano

El viaje hacia adentro de Mongolia continua aquí en el famoso tren Transiberiano, que en 8 dias atraviesa Mongolia, Afganistan y Rusia hasta llegar a Europa, pero nuestro destino era solamente unas 5 horas adentro, en pleno desierto de Gobi, Sainshand, una ciudad en el medio de la nada, lejos de la capital de Mongolia y lejos de cualquier ciudad China. Para cruzar la frontera los turistas toman un Jeap que los lleva hacia la ciudad Mongol de Zamiin Udd, y alli toman el transiberiano, pero nosotros sabíamos de un tren especial que solo sale una vez al día, el tren 685, casi fantasma porque casi nadie nos daba razón de el, solo un agente de aduanas nos llevó directamente hasta una oficina fuera de la estación donde vendían esos billetes.

Los dias que pasamos en Sainshand y el desierto de Gobi fueron los mas dramáticos, veniamos de una China sobrepoblada y ruidosa, y llegamos al desierto donde el paisaje se extendía hasta el horizonte, desde hace mucho mucho tiempo soñaba con pisar Uan Bataar, tal vez por su nombre exótico, o por prometer aventuras Mongoles, pero Yo soñaba con ir, entonces pueden imaginar cúanto me gustó el desierto porque Yo tenia un poco de tristeza de abandonar el desierto para llegar otra vez a una ciudad, aunque fuera Ulan Bataar,

Aqui mas historias sobre Mongolia a Mongolia.

(Visited 82 times, 1 visits today)

Want to leave a comment?

comments

Leave a Reply